domingo, 16 de diciembre de 2012

Cómo aprender a estudiar con mejores resultados



Y aquí te contamos una guía básica para desarrollar una técnica de estudios que puedes (¡y debes!) aplicar a lo largo del año, para que los finales no sean el monstruo de la película.

Ir a clases, el primer paso para aprender

Puede sonar obvio, pero la asistencia a clases es ineludible en una buena educación. Ir a clases no sólo es lo responsable, sino que es lo más propicio. En el aula el profesor explica los temas de una manera mucho más orgánica y natural de lo que lo hacen los libros. En clases hay ejemplos, comunicaciones gestuales, e incluso a veces material de apoyo.

"Dedica entre 30 y 60 minutos a la lectura y repaso de los contenidos, y será suficiente para irlos incorporando lentamente."
También, ir a clases te permite hacer preguntas. De este modo, conocerás el tema con una buena explicación y, si te encuentras con alguna duda, puedes solucionarla allí mismo.
En el aula puedes tomar apuntes propios, y compartirlos con los de tus compañeros, conociendo también sus inquietudes. Finalmente, ir a clases a diario te pone en la "lista buena" de los profesores, y podrás conocer sus propios temas relevantes que podrían considerar de interés para los exámenes. Incluso, en el examen, podrías citar los propios ejemplos dados en clases por el profesor. ¡Vaya manera de denotar aprendizaje!

Estudiar desde el primer día

Al regresar a casa, haz tus deberes, tareas domésticas o actividades, y antes de finalizar el día, realiza un rápido repaso sobre lo aprendido. Aunque se trate de una simple lectura de los apuntes tomados en clases: esto te permitirá renovar la memoria de lo sucedido en clases ese día.
"Crea afiches y gráficas, y colócalas en las paredes de tu habitación o de tu sala de estudios, para poder revisarlos cuando prefieras. ."
Ir leyendo los asuntos y contenidos a diario hará mucho más fácil recordarlos, incorporarlos, y así lograrás minimizar el tiempo de estudio formal necesario para cuando debas rendir un examen. Dedica entre 30 y 60 minutos a la lectura y repaso de los contenidos, y será suficiente para irlos incorporando lentamente.

Estudiar con tiempo

Cuando debas sentarte a estudiar, digamos, al aproximarse un examen, hazlo de día, con luz natural, y con suficiente tiempo. No dejes el estudio para uno o dos días antes del examen: mejor, dedica unos 30 a 60 minutos diarios desde varios días antes, para ir incorporando los temas lentamente.
Si el tiempo se ha acortado y debes sentarte a estudiar en pocos días, no dediques más de dos horas seguidas a ello, pues perderías el enfoque y la integración de conceptos. Al estudiar, crea apuntes y esquemas, que te facilitarán la comprensión de los contenidos. Crea afiches y gráficas, y colócalas en las paredes de tu habitación o de tu sala de estudios, para poder revisarlos cuando prefieras.
Si vas creando gráficas a lo largo de los días de clases, verás que incorporas los temas mucho más rápidamente, minimizando la tensión a la hora de estudiarlo para un examen.

Antes de rendir el examen

El día antes de rendir el examen, deja de lado los estudios no después de las 21 hs. Cena liviano, y acuéstate temprano. Si meditas, hazlo antes de dormir, para tener una noche de buen sueño y levantarte más descansado. Quedarte estudiando por la noche sólo hará que estés cansado a la mañana siguiente y esto, aunque hayas estudiado los conceptos, te impedirá pensar con claridad durante el examen.
Al levantarte, dúchate y desayuna con frutas, para energizar cuerpo y mente por igual. Al sentarte en el banquillo, respira profundo, y dedícate sólo a pensar en el examen que tienes frente a ti, sin pensar en "si hubiese estudiado más"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada