miércoles, 26 de marzo de 2014

Cómo elegir una universidad, sin estresarte (¡casi!)

¿Te cuesta elegir una universidad? Explicamos un proceso sencillo para que conozcas tus opciones y hagas tu mejor elección.
¿Piensas estudiar en la universidad pero te mareas ante la variedad de universidades y carreras ofrecidas, o ya tienes claro tu elección? En ambos casos sigue leyendo. Explicamos paso por paso un proceso sencillo para que conozcas todas tus opciones y hagas tu mejor elección.

Decidir dónde quieres estudiar es una de las decisiones más personales, y para muchos estresantes, que tendrás que hacer. Un factor muy importante a tener en cuenta es que cada persona es diferente, y por tanto debes buscar universidades adaptadas a tus proyectos, intereses y capacidades particulares. No te dejes guiar por datos o comentarios generales. Busca información específica que sea importante para ti.
Un dato que muchos estudiantes desconocen es que España es uno de los países europeos con mayor tasa de fracaso universitario. El motivo principal es la tendencia a dejar la decisión de qué y dónde estudiar para el último momento. Luego, con la presión, se toman decisiones deprisa, con escasa información o, peor, en base a ideas equivocadas sobre la naturaleza de los diferentes programas universitarios en el mercado. El resultado es que muchos jóvenes, desilusionados con una carrera que no es lo que se imaginaban, abandonan los estudios. Otros, por suerte más persistentes, cambian de carrera. ¡Pero lo mejor es acertar la primera vez! Es por eso que recomendamos empezar el proceso de decisión lo antes posible. Comenzar en 4º de ESO no es demasiado temprano. Pero si te encuentras en 2º de bachillerato y aún no lo has pensado, no te preocupes. Estás a tiempo, pero conviene empezar ya. ¡Vamos allá!

De la indecisión a la elección en 8 fáciles pasos

Paso 1: Determinar qué carrera o carreras te gustaría estudiar Esto es una decisión tan personal como dónde estudiar. Algunos factores que debes tener en cuenta son tus intereses y aptitudes, tus ideas sobre el tipo de trabajo que te gustaría hacer después de los estudios, y las salidas laborales que pueden tener determinados estudios. Este último factor muchas veces no se valora suficientemente, pero no olvides que estás tomando una decisión con grandes implicaciones para tu futuro. No quiere decir que debas descartar una carrera que te encanta porque tiene una tasa elevada de desempleo, ni mucho menos. Por un lado, el mercado laboral puede cambiar mucho antes de que acabes la carrera. Por otro, ya hemos dicho que no vale guiarse por datos generales. Un 80% de desempleo quiere decir que hay un 20% que está trabajando. Es completamente posible que poseas cualidades que te ayudarán a estar en este 20%. Pero debes evaluar objetivamente esas posibilidades. El orientador de tu colegio o instituto es un buen recurso si quieres ayuda en esta evaluación. Puedes utilizar nuestro buscador de carreras para investigar la oferta de titulaciones universitarias en España.
Paso 2: Identificar los criterios que quieres usar para considerar las universidades Tienes que empezar a limitar el número de universidades que vas a estudiar de cerca, y para eso debes decidir cuáles van a ser tus criterios de selección. Estos van a ser diferentes para cada estudiante, pero hay tres que pueden ayudarte a hacer una primera criba.
  • La carrera o carreras que quieres estudiar: Las carreras que identificaste en el paso número uno representan el primer criterio importante, ya que querrás limitar tu búsqueda a universidades que impartan esas carreras y además tengan un buen programa académico.
  • Dificultad de acceso: La facilidad de entrar en una determinada carrera varía de una universidad a otra. Tal vez quieres descartar universidades que no exigen un cierto nivel mínimo para entrar en la carrera elegida o, al contrario, ves que tus posibilidades de entrar en determinadas universidades está limitada por tus notas.
  • Coste: Si deseas poner un límite al coste de tus estudios, posiblemente eliminarás algunas universidades de tu consideración. No olvides tener en cuenta los gastos de alojamiento, comida, ocio, etc. También puede influir la posibilidad de obtener becas, o tu disposición de compaginar trabajo y estudios.
Otros criterios comunes que quizás te ayuden a seguir depurando tu lista son los siguientes:
  • Prestigio de la universidad. Si esto es importante para ti, puede ser un factor determinante. El prestigio trae sus beneficios, pero cuidado, el nivel de calidad dentro de una misma universidad puede variar de una titulación a otra. Asegúrate de la calidad del plan de estudios de la carrera que te interesa.
  • El profesorado: Tanto sus conocimientos como su habilidad docente impactan en la calidad de enseñanza que recibirás. Es importante informarte de quiénes serán tus profesores en tu carrera, sus referencias, si participan activamente en investigación, si se relacionan con el mundo empresarial, etc. También es importante el ratio de estudiantes por profesor, el tamaño de las clases, y el acceso que tendrás a ellos fuera de clase.
  • El enfoque del programa: De una universidad a otra puede diferir mucho el enfoque que se le da a una misma carrera. También difieren en el peso relativo que dan a trabajos teóricos y prácticos, y la flexibilidad que dan a los estudiantes para personalizar sus estudios.
  • Medios técnicos e instalaciones: ¿Quieres estudiar una disciplina de alta tecnología o científica? ¿Para ti es importante un ambiente bonito o moderno? Tal vez quieres tener en cuenta la calidad de las instalaciones en tu evaluación: bibliotecas, laboratorios, aulas para prácticas, instalaciones informáticas, deportivas, etc.
  • Programas de inserción laboral: Existe una gran variedad entre los programas implantados por cada universidad para facilitar la inserción laboral de sus alumnos.
  • Ubicación geográfica: ¿Quieres quedarte cerca de casa, o te gustaría aventurar más lejos? ¿Prefieres una gran ciudad o una localidad más pequeña?
  • Tamaño de la universidad: ¿Te gusta un ambiente con mucha gente, o quizás un entorno reducido y acogedor es más de tu agrado?
  • Programas de intercambio: Si tienes ganas de realizar parte de tus estudios en el extranjero, puede ser importante mirar qué programas de intercambio ofrecen las universidades de tu lista.
  • Diversidad: Si valoras mucho un ambiente cosmopolita, o te preocupa el equilibrio entre chicos y chicas, puedes incluir en tus cálculos el porcentaje de estudiantes extranjeros, de otras provincias, o del sexo contrario.
  • Vida social: Tal vez es importante para ti evaluar aspectos que influirán en tu vida social, tales como la organización de actividades extracurriculares, clubes, equipos, la exigencia de los estudios, etc.
Paso 3: Hacer una lista larga de universidades que te pueden interesar Una vez tengas alguna idea básica de los criterios que son importantes para ti, puedes empezar a preparar una lista preliminar de universidades que te pueden interesar. Posiblemente ya tienes sugerencias de tus amigos, de tu familia y quizás del orientador de tu instituto. 
Paso 4: Recoger información más detallada sobre cada universidad en tu lista Para recoger información adiconal puedes utilizar el buscador de universidades de yaq.es. Te permite comparar rápidamente algunas de las características más importantes de todas las universidades que hay en España y puedes pedir que te envien más información por correo electrónico.  Puedes visitar las páginas web y llamarles por teléfono para conseguir información más detallada sobre los criterios que has definido.Si tienes familiares o amigos que son alumnos o ex-alumnos de universidades en tu lista, son una fuente excelente de información. Otra opción muy buena para conseguir información de primera mano es asistir a una de las ferias educativas que se organizan en varios puntos de España. Te permiten hablar directamente con representantes de muchas universidades en un solo día. Si decides asistir a una de las ferias grandes, como AULA, es importante planificar tu visita para sacar el máximo provecho.
Paso 5: Aplicar tus criterios del paso 2 para acortar tu lista de universidades Con la información que has recopilado en el paso 4, y los criterios que elegiste en el paso 2 puedes repasar tu lista de universidades y hacer una segunda criba. El objetivo es reducir la lista a un número razonable que puedes visitar en persona. ¿Cuántas son un número razonable? Eso depende de cada uno, pero en la mayoría de los casos 5 o menos es suficiente.
Paso 6: Visitar las universidades de tu lista acortada del paso 5 No hay mejor manera para conocer una universidad que visitarla en persona: participar en una visita guiada o sesión informativa, hablar con los estudiantes y profesores, asistir a una clase, respirar el aire y sentir el ambiente. Vas a pasar algunos años estudiando la carrera. ¿No crees que vale la pena pasar unas horas en cada universidad que estás considerando para asegurar que estarías a gusto allí? Si algunas universidades están demasiado lejos para visitarlas, intenta por lo menos hablar con alumnos y ex alumnos para captar una idea de cómo son.
Paso 7: Solicitar la entrada a las universidades que te han gustado Bueno,¡la fase de investigación finalmente ha terminado! Tras las visitas, toca hacer la lista definitiva de universidades y solicitar la admisión. No hay un número mágico de solicitudes que vale para todos. Si solicitas admisión en 1 ó 2 universidades donde por sus requisitos de acceso es difícil (pero no imposible) que entres, 2 ó 3 donde tienes buenas posibilidades de entrar y al menos una donde es casi seguro que entres, habrás cubierto todas las posibilidades. Pero es una decisión personal. Hay personas que sólo solicitan en las mejores universidades, otras que por motivos particulares solicitan en muy pocas. Y está claro que no tiene sentido solicitar la admisión en una universidad donde no irías aunque te aceptaran.
Paso 8: Elegir entre las universidades que te han admitido Si has seguido todos los pasos, lo más probable es que te admitan en más de una universidad. ¡Enhorabuena! Ahora eres tú el que decide, y son las universidades las que tienen que convencerte a ti. Si has solicitado una beca u otras ayudas, estudia bien las ofertas que recibas de cada universidad. Si tu primera elección te ha dado la oferta más baja, no descartes volver a hablar con ellos, sobre todo si se trata de una universidad privada. La competencia por atraer alumnos está cada vez más reñida, y tal vez encuentras que la universidad está dispuesta a mejorar su propuesta.

http://yaq.es/reportajes/como-elegir-universidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario