sábado, 8 de agosto de 2015

Claves para empezar bien el año escolar

Para tener un buen año escolar, hay que arrancarlo con pie derecho. Aterrizar los buenos propósitos con planes, estrategias, normas y hábitos de estudio augura, según expertos, mejores resultados. Es importante reorganizar la vida familiar en favor del nuevo periodo que comienza.
Además de definir expectativas, prioridades y rutinas, los padres deben comprometerse en acompañar de forma efectiva el proceso de aprendizaje de sus hijos. Después de todo, ellos también son responsables de lo que pasa en el aula de clase.
1. Haga un diagnóstico
Antes de comenzar, es importante que padres e hijos hagan un diagnóstico del año anterior. El objetivo es encontrar las fortalezas y debilidades académicas que lo marcaron, y analizar sus causas. Es clave buscar varias explicaciones -no quedarse con una sola o con lo obvio- y, juntos, definir medidas para superarlas.
2. Establezca objetivos
Vale la pena preguntarles a los niños cuáles son sus expectativas: qué les gustaría aprender este año y en qué les gustaría profundizar. También, sobre los retos que les esperan y cuáles son las nuevas asignaturas. De esta manera, se identificarán nuevos intereses y se podrá hacer seguimiento a su desarrollo.
3. Elabore un plan
Es necesario fijar metas, jerarquizarlas y diseñar estrategias para su cumplimiento. Esto puede incluir un cronograma, en el que se establezca un ritmo de trabajo a fin de no dejar todo para última hora. Un propósito para consignar: no represar tareas ni trabajos, y dedicar tiempo para repasar lo visto en clase.
4. Fije horarios
Es importante fijar los horarios de descanso, estudio y alimentación, y comunicárselos a los niños. Según los expertos, los tiempos de trabajo no deberían extenderse, en lo posible, por más de dos horas continuas. Dado el caso, hay que hacer una pausa y luego retomar. Es clave establecer espacios de estudio y trabajo.
5. Cree hábitos
Incluso antes de entrar al colegio, es importante retomar horarios de dormir, acordes con la época de estudios. De esta manera, aseguran los expertos, es más fácil lidiar con el cambio de rutina y asegurar el máximo rendimiento desde los primeros días de clases.
6. Prepárese
Revise con detalle que las prendas del colegio estén completas, así como los útiles escolares. Es clave organizar los materiales académicos utilizados el año anterior (bolsos, maletas, textos y útiles), para saber cuáles están en buen estado y se pueden seguir usando.
7. Repase materias
Es clave repasar los temas en los cuales hubo mayor dificultad el año anterior. La idea es que los niños no lleguen rezagados al nuevo período escolar y puedan avanzar al ritmo de las presentes asignaturas.
8. Revise las normas
Desde un comienzo hay que abrir los canales de comunicación con el colegio y con los docentes. Antes de hacerlo, ayuda el revisar las normas institucionales del colegio y leer el manual de convivencia. Sería ideal conocer las expectativas de los profesores, su estilo de enseñanza y qué quieren que sus estudiantes aprendan.
9. Despierte su curiosidad
Compre materiales educativos que despierten la curiosidad y el interés de los niños por el aprendizaje. Programe durante el año visitas a museos y bibliotecas, donde puedan complementar lo visto en clase y las temáticas que les interesan.
Aprender es un valor    Enséñeles desde la casa
Darles responsabilidades favorece su autonomía. Hágales entender que el aprendizaje les sirve para la vida y que no se trata solo de sacar buenas notas.
Enséñeles a no temerle a la dificultad. Esta es parte de todo proceso de aprendizaje.
Ayúdelos a entender la relación de cada asignatura con su rutina.
Fomente su habilidad para discrepar y preguntar. Esto forma carácter.
Para superar las dificultades, interésese en qué les van bien o mal, y los motivos.
REDACCIÓN VIDA DE HOY, http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-12530496

No hay comentarios:

Publicar un comentario