martes, 1 de diciembre de 2015

Estrategias para alumnos con dislexia

Las definiciones más recientes apuntan a dificultades organizativas, mnemónicas, aquéllas relativas a la recuperación de las palabras y a la velocidad de procesamiento. Muchos disléxicos no son identificados en edad temprana.
Además de las dificultades lecto-escritoras presentan dificultades con el manejo del tiempo, el establecimiento de secuencias, la pronunciación de palabras y frases, en general, con las habilidades automáticas.
Al pasar a la educación secundaria, los alumnos se enfrentan a un exceso de información, debido a la gran cantidad de lengua oral a la que están expuestos. Además, se pasa del modelo escolar de aprender a leer a leer para aprender.
- El modo auditivo es el menos adecuado para el aprendizaje del disléxico. La información oral, especialmente si se trata de un discurso rápido, puede ser para ellos muy costosa de asimilar. La velocidad de procesamiento será lenta y la memoria les fallará. El problema, además, puede verse agudizado por la complejidad del lenguaje o por el ritmo de dicción muy acelerado.
- Tienen dificultades con el tiempo y la organización. Ser puntual y organizado, cualidades controladas por el hemisferio izquierdo, son muy complejas para los disléxicos. Éstos parecen carecer del reloj biológico que controla el pasado, presente y futuro. Quizás la explicación se encuentre en que el lenguaje del tiempo es abstracto y simbólico, en lugar de concreto y visual.
- A los alumnos disléxicos les resulta muy difícil estar en el lugar apropiado, puntuales y con el material necesario. Normalmente este tipo de alumnado tiende a acarrear todo el material consigo en lugar de llevar al colegio lo que necesita para las asignaturas de aquel día.
- Para estudiar necesitan unas buenas técnicas de estudio, y aprenden más de sus compañeros que por si solos.
- Recordando que los chicos que aprenden a través del hemisferio derecho prefieren los dibujos a las palabras, podemos incorporarlos también a nuestras clases.
- Para comprender los problemas relacionados con la dislexia lo mejor es utilizar medios visuales o utilizar metáforas.
- Sabemos que la confianza no se hereda, sino que se aprende, y se refuerza con las experiencias encontradas a lo largo de la vida. La autoconfianza ejerce un enorme impacto en el proceso de aprendizaje. Nuestro papel como educadores es utilizar el feedback para anular los comentarios negativos y la autofijación de límites.
- Trabajar siempre con una agenda, en la que el alumno pueda tener entre otros datos, las fechas de los exámenes, con una semana de antelación. De esta forma podrá ir preparando sus esquemas, con tiempo y sin presiones.
La utilización de la agenda o grabadora, se justifica, ya que las persona con dislexia, tienen serias dificultades con la memoria a corto plazo, y en ocasiones la dislexia, viene acompañada por un Déficit de Atención y necesitan herramientas, para compensar.- La agenda diaria y semanal es esencial para distribuir los deberes. Los juegos mnemónicos simples ayudan a centrarse en lo que necesitan saber y el material del que necesitan disponer, para que puedan llevar a cabo las tareas asignadas. Estrategias de ayuda: Necesitan tener por escrito lo que necesitan para hacer sus actividades ( por ejemplo los números 3, 4 y 5 de la página 32). Necesitan disponer de unas instrucciones escritas (no necesariamente las tiene que haber escrito el alumno). Necesitan saber cuándo se tiene que entregar y a quién, o dónde deben dejar las tareas.
- Evitar en todo momento corregir en rojo y también la corrección sistemática de todos los errores en su escritura. Un niño/a,chico/a con dislexia, que no ha sido detectado en edad temprana, seguramente ha sufrido serias dificultades para poder expresarse de forma escrita, sin cometer faltas, omisiones,sustituciones, confusiones de letras que se parecen por la grafía o por el sonido…y desde el periodo de aprendizaje de la lecto- escritura, no ha hecho otra cosa que recibir todos sus trabajos, corregidos en rojo (copiados, redacciones, dictados, exámenes, ejercicios, deberes…)

- Si es posible realizar los exámenes de forma oral, ya que de esta forma podremos evaluar con más rigor, la información adquirida por el alumno y debemos intentar que no tenga, más de un examen por día.

- Los libros de lectura deben estar adecuados a su nivel lector, y mucho mejor si el libro lo puede elegir el alumno. Nuestro principal objetivo es el de conseguir, que el alumno con dislexia, empiece a sentir curiosidad y motivación por el mundo de las letras (recordar que para un disléxico, resulta muy complicado, leer y tener una comprensión del texto, al mismo tiempo) ya sea a través de comics, tebeos, revistas o libros, si el material que se le ofrece, está por encima de sus posibilidades, lo único que conseguiremos, es alimentar su fobia y su frustración en relación a la lectura.
- Debemos proporcionarles más tiempo en las pruebas escritas y siempre que sea posible debemos entregarles las preguntas del examen por escrito, evitando tener que copiarlas de la pizarra. El alumno con dislexia, realiza un sobreesfuerzo , para copiar, redactar etc… ya que realmente su trastorno radica en conocer como suena cada letra y que grafía le corresponde. Dependiendo del grado de su trastorno tendrá serias dificultades,y también debemos recordar, que muchos de ellos no tienen interiorizado, nociones como el tiempo, con lo cual cuando le decimos a un alumno disléxico, que le quedan 10 minutos para acabar el examen, el niño/a vivirá esta recomendación con angustia y estos nervios se traducirán en errores.
- Es muy necesario encontrar en el alumno/a, alguna cosa positiva (todos las tenemos) en la que el pueda destacar. En algunos casos será el dibujo, en otros la imaginación, el deporte, su actitud… Nuestro objetivo es dar a entender al resto de la clase y al alumno afectado, que todos tenemos ciertas aptitudes, y en este tipo de alumnado es muy necesario el refuerzo constante por parte del profesorado, ya que en casi todos los casos padecen de trastornos asociados, como la falta de autoestima, depresión, ansiedad…

- Para leer en voz alta delante de sus compañeros, es necesario (siempre dependiendo del grado), poder darle con antelación, el día anterior, la lectura para que sin presiones pueda trabajarla en casa, y de esta forma sentirse más seguro.
- Es de gran utilidad en los disléxicos, el enseñarles a realizar mapas conceptuales visuales, ya que es un tipo de estrategia que les funciona muy bien, en cualquier etapa. Los pueden utilizar para todas las asignaturas y de esta forma, ellos tienen la información más relevante de cada tema para poder estudiarla.(MAPAS MENTALES de Toni Bouzan.)
- Debemos ser pacientes con los “olvidos”, que en numerosas ocasiones tienen este tipo de alumnado. En según que casos la Dislexia viene acompañada de un Déficit de Atención y aunque no fuera este el caso, los disléxicos/as tienen serios problemas con la memoria a corto plazo. Este problema de memoria les impide en ocasiones, recordar donde tienen las cosas, la fecha de un examen etc…


El Déficit de Atención, también puede generar confusiones en el aula: confundir un libro de texto por otro, con lo cual al llegar a casa, no tendrán el libro que toca, despistarse fácilmente en clase, en una explicación del profesor, confundirse de ejercicio… Todos estos “despistes” no son acciones voluntarias del niño/a, chico/a, y el se da cuenta de todos estos olvidos, que le acompañan todo el día, (en casa, en el colegio, en actividades extraescolares…) y si no se siente respaldado por los adultos, el niño/a disléxico siente que está fracasando en muchos frentes, y el mensaje que recibe por parte de los adultos, normalmente suele ser:”eres un caso”, “no te acuerdas de nada”.
- Normalmente todos estos niños/as, chicos/as, que padecen Dislexia, TDHA, Déficit de Atención… necesitan cambiar de actividades o tareas más a menudo, que el resto de sus compañeros, independientemente de en que etapa se encuentre ya que el sobreesfuerzo que realizan es agotador y su umbral de fatiga suele ser muy bajo. También es aconsejable poder realizar, con este tipo de alumnado, descansos más frecuentes, ya que si no, su nivel de dispersión crece y les es más difícil mantener el ritmo.
- Debemos tener en consideración, a la hora de poner las tareas, para el día siguiente, que la mayoría de estos niños/as, chicos/as, suelen asistir también fuera del colegio, a sesiones de terapia, ya sea de reeducación o emocional, y que tienen mucho menos tiempo libre, ya que tardan el doble en realizar los deberes.

Debemos ser conscientes de esta realidad y no debemos dar tareas los días que ellos tengan consulta, y los demás días, el número de ejercicios o actividades debe ser menor que el resto del alumnado.

 - Valorar el progreso del alumno de acuerdo con el interés, la dedicación y el esfuerzo realizado. No valorar nunca sus conocimientos a partir del nivel medio del resto de la clase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario