martes, 5 de noviembre de 2013

Tema 4: LA CONSTRUCCIÓN DEL ESTADO LIBERAL: EL REINADO DE ISABEL II (1833-1868)


LA CONSTRUCCIÓN DEL ESTADO LIBERAL:
EL REINADO DE ISABEL II (1833-1868)


Introducción: las bases del liberalismo español
A partir de la Ilustración y de la influencia de la Revolución Francesa, el liberalismo tuvo su primera implantación en España durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), tanto desde el lado afrancesado, como desde las Cortes de Cádiz por la mayor parte de los dirigentes del bando sublevado.
El liberalismo fue desalojado del poder por el absolutismo de Fernando VII en 1814 y de nuevo implantado durante el Trienio Constitucional (1820-1823) tras el golpe militar de Riego. La resistencia popular al liberalismo se había manifestado ya en la Guerra contra la Convención (1793-1795), durante la Guerra de la Independencia por la mayor parte de los sectores populares y en la sublevación de los realistas durante el Trienio Constitucional en 1822-1823 motivada por sus ideas tradicionales (religiosas, patrióticas y monárquicas).
De su cuarto matrimonio con Mª Cristina de Borbón, Fernando VII había tenido por fin descendencia (las infantas Isabel, en 1830, y Mª Luisa Fernanda, en 1832), aunque esto no bastaba para apartar a Don Carlos de la sucesión al trono, ni por tanto para eliminar la posibilidad de que el sistema tradicional fuera reinstaurado, mientras siguiese en vigor la ley sucesoria de 1713, que daba prioridad a la sucesión masculina, aunque fuese de parentesco más lejano.
Manipulación sucesoria (1830): el gobierno absolutista de Fernando VII anuncia que el rey ha firmado y promulgado el cambio de la Ley de Sucesión sin convocar a las Cortes, mediante la Pragmática Sanción.
Entre 1833 y 1868 se produjo en España la implantación del liberalismo, dando paso a una monarquía constitucional y parlamentaria, se transformo la propiedad feudal en privada y capitalista y se asentó la libertad de contratación, de industria y de comercio. Aparece una nueva clase dirigente, la burguesía agraria que llegó a controlar el sistema político y estableció un orden jurídico y económico que hizo posible el desarrollo del capitalismo.
El desenlace de los Sucesos de la Granja es que el rey otorga plenos poderes a la reina, y que ésta, de acuerdo con el gobierno absolutista, llega al pacto con los liberales, que apoyan esa decisión sucesoria, la más absolutista del rey más absolutista, porque les proporciona la clara posibilidad de llegar al poder y de establecer el liberalismo desde arriba. Este es el pacto entre el Trono y la Revolución, que traerá la implantación del liberalismo, y que es de esta época de Fernando VII. La expresión repetida tópicamente de "la alianza del Altar y del Trono", expresa también en cierto sentido la realidad: en el sentido de que algunos eclesiásticos, a veces numerosos e importantes, pactan con el poder especialmente cuando es revolucionario.



1. La oposición al sistema liberal: la primera guerra carlista (1833-39).
1.1 Tradicionalismo frente a Liberalismo
El tradicionalismo: englobó a la nobleza rural, el clero y una base social campesina de las zonas rurales del País Vasco, Navarra y parte de Cataluña, Aragón y Valencia. La mayoría eran pequeños propietarios empobrecidos y artesanos arruinados. Temían la supresión de las formulas del Antiguo régimen y la implantación de la uniformidad y de la igualdad jurídica. Bajo el lema “Dios, Patria y fueros” defendían la legitimidad de la monarquía absoluta, la preeminencia de la Iglesia Católica y de la conservación de un sistema foral particularista.
Constituido por las ideas tradicionales, religiosas, patrióticas y monárquicas, defendidas por los realistas, que se basan en que el funcionamiento correcto del Estado y de la sociedad sólo se consigue, si se actúa según la moral, y que esto sólo es posible acatando la autoridad moral de la Iglesia y aceptando sus demás medios sobrenaturales y no sólo proclamando de palabra la confesionalidad, pero sin obrar en consecuencia.
La tradición es la transmisión de lo seleccionado como bueno, que será mejorado con aportaciones que sean buenas y no simplemente nuevas, sino mejoras que requieren creatividad, evolución y desarrollo de lo bueno recibido para ser comunicado y transmitido. Las ideas tradicionales son formuladas ahora por los carlistas en su triple lema, Dios, patria, rey, más adelante explicitado como Dios, patria, fueros y rey. (Esto es un ejemplo de la creatividad constitutiva de la tradición).
El liberalismo: Mª Cristina contó con los absolutistas, fieles a Fernando VII, que se mantuvieron al lado de su hija. La Regente pactó con el liberalismo moderado, partidario del transito al sistema liberal sin sacudidas derivadas de una revolución popular. La Regente se vio obligada a acceder a las reformas más progresistas que agrupaban a la base popular de las ciudades y a las clases medas ilustradas.
  • Libertad absoluta con las normas éticas del propio individuo: La creencia y proclamación de la libertad absoluta proclama la libertad basada en las normas éticas del propio individuo (sólo se aceptan las normas morales que cada uno quiera aceptar).
  • Pueblo Soberano o Soberanía Nacional: es el principio número uno del liberalismo en lo ideológico.
  • Parlamentarismo: es su principio número uno en lo político: sustituye el poder absoluto del monarca por el poder absoluto del parlamento,
  • separación de poderes eclipsada por el parlamentarismo y por el sistema de partidos: La doctrina de la separación de poderes, que sirve para la llegada al poder de los liberales en la primera fase, derribando la monarquía absoluta,
    quedará eclipsada por el parlamentarismo y el sistema de partidos, sustituyendo el absolutismo monárquico por el absolutismo del partido que tiene la mayoría en el Parlamento y que, desde el Parlamento, controla los tres poderes, ejecutivo, legislativo y judicial, diferenciados ya sólo de nombre. Pero ya en la fase inicial, aunque le deja al rey el poder ejecutivo, la figura del rey se declara irresponsable, el rey no puede hacer nada sin la firma de un ministro, que es el responsable. Y la fórmula del monarquismo liberal es "el rey reina, pero no gobierna".
  • nacionalismo: centralismo, El nacionalismo surge de la doctrina del Pueblo Soberano o de la Soberanía Nacional en combinación con la de los hechos diferenciales. Y es centralista, porque la Nación o Pueblo al que proclama Soberano absoluto el liberalismo es un poder único por ser total y absoluto y exige la unicidad del Estado que es lo contrario de la unidad de varios Estados.
  • capitalismo
  • El liberalismo viene de la Ilustración por medio de la revolución liberal.

1.2 Desarrollo de la primera guerra carlista

Las guerras carlistas. La primera (1833-39), al morir Fernando VII los carlistas inician un levantamiento formando partidas que dominan las zonas rurales del País Vasco, Navarra y Cataluña, usando la táctica de guerrillas. Las ciudades permanecen fieles a Isabel II. Se distinguen tres fases:
1ª. De 1833-35. Desde el 1 de octubre de 1833, en que el Infante D. Carlos toma el título de Rey de España, comienza el enfrentamiento. En principio, son partidas rebeldes, con escasa estructura militar que Zumalacárregui organizará en un verdadero ejército, frente al ejército regular cristino. Además, se produce una relativa delimitación de zonas de influencia que tienden a ser limpiadas de los enemigos. Esta fase finaliza con la muerte del General Zumalacárregui en el asedio de Bilbao el 23 de julio de 1835.
Los liberales reaccionaron tarde y el general Zumalacárregui consiguió aglutinar a los Voluntarios Realistas y las partidas dispersas en un ejército regular carlista, controlando el medio rural del País Vasco-navarro. La guerra se caracterizó por su brutalidad.
2ª. 1835-37. La guerra sale del ámbito regional al nacional. Luis Fernández de Córdoba toma el mando del ejército cristino. En estos años tienen lugar las principales acciones del carlismo fuera de su zona de influencia. El general Gómez atraviesa España desde el País Vasco hasta Cádiz y Don Carlos dirige la expedición real hasta las puertas de Madrid. Espartero rompe el sitio de Bilbao, que se inició en junio de 1835 y que se mantuvo mucho tiempo por el afán de ocupar una ciudad y la necesidad de prestigio internacional del carlismo por razones financieras. Hubo equilibrio de fuerzas entre los dos bandos. En Aragón y el Maestrazgo el general Cabrera organizó guerrillas. Los carlistas organizaron expediciones militares, para extender la insurrección, como la del general Gómez (1836) y la del propio pretendiente, D. Carlos, que llegó a las puertas de Madrid en 1837. Ambos bandos contaban con apoyos internacionales: las absolutistas Austria, Rusia y Prusia ayudaban a los carlistas, e Inglaterra, Portugal y Francia a los liberales, enviando tropas, armas y dinero. Los carlistas fracasaron en el sitio de Bilbao, derrotados por el general Espartero en el puente de Luchana. Las guerrillas carlistas no son fáciles de reducir y éstas obtienen una clara victoria en el Maestrazgo.
3ª. El cansancio por la incapacidad de derrotar al enemigo llevó a la escisión de los carlistas en transaccionistas - partidarios de acabar la guerra- y exaltados. Espartero llegó a un acuerdo con el general carlista Maroto, en el Convenio de Vergara (1839): se acordó la integración del ejército carlista en el isabelino y la promesa de la negociación de los fueros en Navarra y País Vasco. Sólo Cabrera resistió en el Maestrazgo casi un año hasta su derrota final en 1840 y se exilió a Francia.
4º . D. Carlos no reconoce el acuerdo y la guerra continúa desde agosto de 1839 a julio de 1840, en los focos de resistencia de Lérida y Navarra. Los últimos leales carlistas, acaudillados por el General Cabrera llevan a cabo una guerra brutal, con escenas y acontecimientos terribles. Al fin, éstos serán derrotados.
    1. El carlismo en el Maestrat (MAESTRAZGO)

La localización del levantamiento carlino, que fue constante en las tres guerras carlinas, comprende Navarra y el País Vasco (escenario de la lucha decisiva), las comarcas montañosas de Cataluña (Berguedà, Lluçanès y Solsonès sobre todo), las tierras montañosas del sur del Ebro, las cuales se suelen denominar de forma imprecisa el Maestrat (El Maestrazgo), haciendo extensiva la denominación del baluarte principal (Ports de Morella — Alt Maestrat) a una región extensa y de límites mal definidos que comprende parte de las comarcas tortosinas, el Bajo Aragón, parte de la Serranía de Cuenca y algunas comarcas valencianas del interior. Esto demuestra la fuerza que tuvo en la adhesión popular al carlismo del sentimiento foralista, expresamente salvaguardado en el convenio de Bergara (1839).

1.3.1. RAMÓN CABRERA Y EL CARLISMO EN EL MAESTRAZGO
Desde Morella y Cantavieja consiguió dominar una gran parte de España, siendo esta última localidad su residencia habitual y cuartel general, dada su privilegiada posición y amurallamiento para acometer desde allí la conquista de Morella. En abril de 1835 fue nombrado jefe de las fuerzas carlistas de Aragón y Valencia por Carlos V, dando así un gran impulso a la guerra.
Como represalia por la muerte de los alcaldes turolenses de las localidades de Valdealgorfa y Torrecilla, el general Nogueras fusiló a la madre de Cabrera, Ana María Griñó, el 16 de febrero de 1836 en la Suda de Tortosa, hecho que tuvo gran repercusión en Europa y que contribuyó todavía más a endurecer la guerra en el Maestrazgo.
En octubre de 1838 fue nombrado teniente general y conde de Morella tras su victoria en Maella. Rápidamente organizó un pequeño estado con capital en Morella, centro de la actividad carlista con servicios en Cantavieja, Mirambel y Beceite.
En 1839, rechazó el convenio de paz de Vergara y se retiró con su ejército al norte de Cataluña, pasando a Francia en julio de 1840, donde vivió hasta la segunda guerra carlista o guerra de los "matiners". Nada más iniciarse fue designado por Carlos VI jefe supremo de las fuerzas carlistas en Aragón, Cataluña, Valencia y Murcia.
Llegado el año 1848 entró en Cataluña para organizar a un ejército de 9.000 hombres, teniendo que regresar a Francia poco después debido a que la guerra no enraizó y las fuerzas gubernamentales eran superiores. En 1850 se casó con una dama de la alta sociedad inglesa, el "Tigre del Maestrazgo" acabó convirtiéndose en el gran burgués de Wentworth.
Poco tiempo después Carlos VII le ofreció la jefatura militar del tercer levantamiento carlista, pero Cabrera lo rechazó negándose a participar en otra guerra civil.
Fue en 1875 cuando reconoció como rey legítimo a Alfonso XIII que le nombró capitán general del Ejército, validándole todos sus honores y títulos. Finalmente retirado ya de toda actividad política fijó su residencia en Inglaterra, hasta su muerte el 24 de mayo de 1877.





La guerra carlina en el Maestrat
- Las partidas del Maestrat y de Aragón proclaman a Manuel Carnicer como jefe (febrero de 1834)

- Ejecutado Carnicer en abril de 1835 (Calanda) toma el mando Ramón Cabrera

- Octubre 1835: ataque carlino en Alcanar: mártires de Alcanar (67 hombres de Vinaròs)

- El 1836 Evaristo de San Miguel conquista para los isabelinos Cantavieja.

- En represalia por la muerte de dos alcaldes de la comarca de Alcañiz, el general Nogueras fusila a la madre de Cabrera, Ana María Grinyó (16 de febrero de 1836) en Tortosa, hecho que contribuye a endurecer aún más la guerra en el Maestrat

- En 1837 Cabrera consigue reconquistar el territorio perdido.

- En enero de 1838 conquista Morella, la convierte en capital de su administración, extiende su territorio por Aragón, norte de Valencia y sur de Cataluña.

- Fin de la guerra al N.: Espartero llega a Zaragoza con 44.000 hombres (octubre de 1839) y establece su cuartel general en el Mas de las Matas

  • Cabrera consigue mantener la resistencia hasta el 30 de mayo de 1840 cuando Espartero conquista Morella y Cabrera se dirige a Berga.

  • Cabrera se retira con su ejercito al norte de Cataluña, pasando a Francia en julio de 1840: fin de la guerra de los Siete Años, o primera guerra carlina





















CRONOLOGIA
1814
Tornada de Ferran VII (regna fins al 1833). Manifest dels Perses i retorn a l'absolutisme. Cop d'estat absolutista. Període de la Restauració absolutista (fins al 1820).
1820
Pronunciament de Riego. Trienni Liberal (fins al 1823). Retorn a la Constitució de 1812.
1822
Cop d'estat monàrquic fracassat. Regència reialista d'Urgell.
1823
Intervenció dels Cent Mil Fills de Sant Lluís. Fi del Trienni Liberal. Retorn a l'absolutisme (fins al 1833) (Dècada Ominosa).
1826
Publicació del Manifest dels Reialistes purs.
1827
Guerra dels Agraviats o dels Malcontents.
1830
Publicació de la Pragmàtica Sanció. Naixement d'Isabel II.
1833
Mor Ferran VII. Regència de Maria Cristina (fins al 1840). Comença la Primera Guerra Carlina, que enfronta liberals i absolutistes.
1835
Aixecaments progressistes a les ciutats. Mendizábal, cap de govern.
1837
Els carlistes arriben a les portes de Madrid.
1838
Cabrera ocupa Morella.
1839
Conveni de Bergara.
1840
Fi de la Guerra Carlina a Catalunya.
1841
Abolició dels furs bascos.
1843
Isabel II, declarada major d'edat, reina (fins al 1868).
1844
Comença la Dècada Moderada (fins al 1854).
1846
Segona Guerra Carlina: Guerra dels Matiners (fins al 1849): carlins i republicans federals contra liberals unitaristes. Sublevació del canonge Tristany (setembre).
1848
Partides republicanes i progressistes.
1849
Fi de la Guerra dels Matiners.
1860
Fracàs del pronunciament carlí de Sant Carles de la Ràpita.
1868
Pronunciament a Cadis de l'almirall Topete. Revolució de Setembre, que suprimí la monarquia borbònica (caiguda d'Isabel II). Comença l'etapa democràtica del Sexenni Revolucionari (fins al 1874).
1869
Pacte de Tortosa: republicans federals catalans propugnen el retorn de la Confederació catalano-aragonesa sota un estat republicà de caire federal (aixecament federal: els republicans dels antics territoris de la Corona d'Aragó s'autoorganitzen en confederació d'acord amb els principis federals).
1870
Amadeu de Savoia, rei (monarquia parlamentària).
1872
Tercera Guerra Carlina (fins al 1876). Partides federals. Carles VII promet restaurar els furs de Catalunya.
1873
Abdicació d'Amadeu I. Proclamació de la Primera República espanyola. Els carlins ocupen Berga.
1874
Cop d'Estat de Pavía. Dissolució de les Corts. Pronunciament de Martínez Campos. Restauració dels Borbons. Els carlins ocupen Olot i Vic.
1875
Alfons XII arriba a Espanya. Rei d'Espanya fins al 1885. Fi de la Tercera Guerra Carlina a Catalunya.
1876
Fi de la Tercera Guerra Carlina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario