viernes, 8 de enero de 2016

¿CÓMO VOY A PREPARAR MI PRÓXIMO EXAMEN?

Cuatro consejos previos:
- Debes conocer el tipo de examen que vas a hacer (prueba objetiva, ejercicio práctico, problemas, etc.) y los criterios y gustos del profesor.
- Confía en ti mismo, en tus conocimientos y capacidades.
- Ve al examen descansado y lo más relajado posible, no estudies excesivas horas el día anterior, duerme y come bien.
- No intentes repasar en los minutos previos al examen, en todo caso si fuese necesario consulta los esquemas (para las ideas) o los subrayados (para datos concretos y fórmulas).

¿Cómo estudiar un examen?
Lo importante es no intentar memorizar todo de una vez (el día anterior al examen), la mejor forma de estudiar un examen es hacerlo en varios días. Cada día se estudian unos temas y se repasan los esquemas de los temas anteriores y el día anterior al examen se reserva únicamente para repasar.
El primer día de preparación del examen (varios días antes de la víspera del examen) distribuiremos los temas, días y horas de estudio, procurando dejarnos el día antes del examen solo para el repaso de todos los temas y el primer día de estudio de cada tema para resolver dudas, buscar ayudas, completar ejercicios, etc. siempre con anterioridad al día del examen.
Todos los temas han de estar subrayados y han de tener su esquema o resumen así podremos hacer los repasos de forma rápida y eficaz.
Revisa los ejercicios hechos en clase, no te contentes con estudiar sólo el libro o los apuntes, también tienes que contar con tu libreta, con las actividades de clase.
Busca alguna idea, concepto, dato no explicado en clase para ponerlo en tu examen. Consulta la enciclopedia u otro libro si puedes. Eso te ayudará a subir la nota. (El dato no tiene que ser rebuscado o complejo de entender, solamente algo no comentado en clase)

Llegó el examen, ¿cómo hacerlo?
Comienza leyendo detenidamente todas las preguntas para conocer lo que se te pide (si es una prueba objetiva al mismo tiempo que lees ve contestando, pero sin detenerte en las preguntas que tengas dudas, ya las responderás al final).
Distribuye tu tiempo entre las preguntas a contestar.
Empieza por las preguntas que mejor te sepas.
Es bueno hacerse un esquema previo de la respuesta.
Se claro, preciso y metódico en tu exposición. No divagues o te extiendas en exceso, si sobra tiempo puedes volver sobre alguna pregunta para extenderte más.
Presenta un examen limpio, con márgenes, con letra clara, sin tachones, bien distribuido y espaciado, etc.
Deja mucho espacio entre pregunta y pregunta, así podrás volver a ampliarlas si lo necesitas.
Antes de entregar el examen revísalo. Procura no dejar tachones. Comprueba que todas tus hojas llevan tu nombre.
Si se trata de una prueba objetiva, pregunta si los errores descuentan puntos. Presta atención al redactado de la pregunta, a veces puede llevarte a error.
Si se trata de pruebas orales, recuerda que tu presencia y gestos cuentan; habla despacio, procura no utilizar frases hechas, expón tus ideas de forma ordenada y lógica (hazte un esquema previo, que tenga una introducción, un desarrollo y una conclusión), realiza una síntesis final de lo que has expuesto, muéstrate seguro y distendido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario