sábado, 19 de enero de 2013

¿Cómo saber si un hijo toma drogas?



Si sospechas que un hijo adolescente esté consumiendo drogas, hay algunos cambios de comportamiento o hábitos que nos pueden servir como pista. No obstante, es importante subrayar que ver en tu adolescente una o más de estas señales no significa que su hijo sea consumidor de drogas.
A veces la propia adolescencia u otro tipo de problema que nada tiene que ver con el las drogas puedan ser la causa de un cambio de comportamiento o actitud específico.
Por otra parte, si crees que tienes motivo para preocuparte, y si durante un tiempo notas algunos de los cambios de personalidad, apariencia o comportamiento listados a continuación, es conveniente que hablas con tu adolescente y que busques ayuda profesional.
Cambios de comportamiento en el hogar relacionados con consumo de droga
  • Pérdida de interés en actividades familiares
  • Falta de respeto hacia las reglas familiares
  • Aumento o pérdida notable en su apetito
  • Falta de cumplimiento con las responsabilidades y tareas
  • Falta de cumplimiento con la hora acordada para llegar a casa
  • Tendencia a ser abusivo verbalmente o físicamente con terceros
  • Desaparecen cosas de valor o dinero en la casa
  • No quiere decirte dónde va
  • Empieza a mentir sobre qué hace, con quién y dónde
  • Ofrece excusas constantemente por mal comportamiento
  • Pasa mucho más tiempo en su habitación
  • Objetos raros en su habitación como: papel de fumar, pipas, discos de cristal, bolsitas de plástico...
Cambios de personalidad relacionados con consumo de droga
  • Signos de depresión. No quiere salir
  • Empieza a insultar a los demás miembros de la familia
  • Parece huir del ámbito familiar y de la gente a la que quiere
  • Parece muy enfadado o confundido
  • Sufre de paranoia o cambios muy bruscos y extremos en su estado de ánimo
  • Parece preocupado, argumentativo y negativo
  • Parece demasiado cansado o hiperactivo
  • Excesivo rebeldía
  • No parece tan feliz como antes
  • Ya no habla de sus problemas personales
  • Engaña, roba, miente
  • Cambia de amigos
Cambios en su aspecto físico
  • Huele a alcohol o marihuana
  • Pierde o gana mucho peso de repente
  • No se lava, no se peina parece descuidado
  • No se preocupa por su aspecto físico
  • No duerme ni come mucho, por lo que tiene aspecto de cansado
  • Le falta energía
Actividades sociales
  • Empieza a fugarse del colegio
  • Abandona a sus viejas amistades y hace amigos que no conoces
  • Pierde interés en las actividades escolares y empieza a sacar peores notas
  • Se duerme en clase
  • Pierde concentración y le cuesta acordarse de las cosas
  • No hace sus deberes
  • Cuestiona la autoridad de sus profesores y de sus padres
  • Pierde interés en actividades deportivas u otros hobbies
  • Le cuesta concentrarse


Señales de consumo según las distintas drogas
Aunque la tabla abajo no supone una lista exhaustiva de todos los efectos de tomar ciertas sustancias, si teme que su hijo esté tomando drogas, esta información le podrá ayudar determinar qué tipo de sustancia está tomando, y ayudarte a determinar la mejor forma de empezar a ayudarle.
No olvides que al abarcar el tema con tu hijo, el enemigo es la droga. No tu adolescente. Ahora, más que nunca, necesita tu apoyo. Busca ayuda profesional para que tu también cuentes con una ayuda durante el proceso. Y sobre todo procura mantener una comunicación directa y sincera con tu adolescente, una vez que el o ella haya reconocido que tiene un problema con las drogas.
Tabaco
Olor a humo en la ropa, el pelo y el aliento; dientes amarillos, tos, dificultad para respirar, peor rendimiento deportivo.
Estimulantes
Excitabilidad, insomnio, sudores, sequedad de boca y labios, mal aliento, pérdida de peso, pupilas dilatadas, paranoia, alucinaciones, temblores.
Marihuana
Cambios de humor, reflejos más lentos, euforia, aumento de apetito, incremento en el pulso, cansancio general.
Inhalantes
Dificultad para hablar de forma coherente, nauseas, vómitos, respiración más lenta.
Cocaina
Excitabilidad, euforia, tendencia a hablar mucho y rápido, ansiedad, pupilas dilatadas, agitación general, paranoia.
Pastillas Tranquilizantes o anti-depresivas
Somnolencia, cansancio, confusión, pulso lento, respiración ligera, incoherencia al hablar, temblores, pupilas dilatadas.
Alcohol
Incoherencia al hablar, vómitos o nauseas, mala coordinación, somnolencia, depresión, altibajos, olor a alcohol en el aliento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario